Oración a San Miguel Arcángel contra enemigos

 

San Miguel Arcángel,

 Glorioso guerrero,

El más cercano a Dios y jefe del ejército celestial

Luchador incansable sobre el mal

Ganador de mil peleas

Prodigioso, limpio y con una extrema humildad y una bondad desbordada

Cúbrenos con tus alas y defiéndeme con la espada.

Ante el infortunio y la desgracia dame fuerza

y fortaleza para enfrentarme al enemigo,

No darla tregua, vencerlo, dominarlo y alejarlo.

San Miguel, sea nuestro guía espiritual,

Ilumíname para encontrar la luz interna de mi corazón

y ser un fiel servidor de ti y de Dios Todo poderoso.

Protégenos de todos mis enemigos visible e invisible

De personas tóxicas con malas intenciones

De toda energía negativa

De pensamientos perversos y pecaminosos,

de las tentaciones del maligno.

San Miguel Arcángel

Defensor y protector de los más débiles

De los humildes defiéndeme de la maldad, del egoísmo,

de la ira, del odio, de la traición, de la vanidad,

de la codicia y de que quieran verme acabado.

Favorézcame de amistades con mentes restauradas,

con aire de grandeza, llenos de arrogancia

Aléjalos de mí y mi entorno familiar.

San Miguel Arcángel

Escucha mis plegarias, mis oraciones, con mucha devoción

y fervor te pido cuidarme, a mi familia también de

cualquier enfermedad tanto física, mental y sobre todo espiritual.

Interceda antes Dios para que sea perdonado mis pecados,

sé que he fallado pero estoy arrepentido.

San Miguel líbranos de cualquier enemigo

No hay enemigos ni grandes ni pequeños a todos hay que derrotarlos

Sea custodio de nuestra vida para que nada nos pase

Dame fortaleza, fuerza y energía para librarnos

de la maldad, el pecado, la turbulencia interior,

la brujería, hechicería.

San Miguel Arcángel haga de mí un ser honesto,

bondadoso y oyente de la palabra del señor para que sea digno

de entrar al reino de los cielos,

Dame tu mano y guíame a la vida eterna

Amen.

¿Podemos librarnos de nuestros enemigos con la ayuda de San Miguel arcángel?

Si, una oración a San Miguel Arcángel tiene la fuerza, la energía para alejar a nuestros enemigos. Él como hombre guerrero justo y defensor de los oprimidos, nos da la fuerza de alejar todo lo que nos perturbe, encontramos tranquilidad y paz en nuestro corazón, alejando todo lo pecaminoso que hay en este mundo.

Esta oración a San Miguel es como un anti dolor un elixir que frena las impurezas de los hombres, el deseo de hacer daño a los demás, contribuye a que encontramos paz espiritual, que avancemos a un estado superior a lo espiritual, de liberarnos de lo pecaminoso. y del mal, convertimos en personas que deseamos la paz, el amor a Dios y la justicia.

Esta oración nos libera de toda emoción negativa ya que San Miguel Arcángel es enemigo del mal, incluso, sabemos que se enfrentó al propio satanás, lo venció y lo saco del cielo para bien de la humanidad.

Todos tenemos enemigos que por su condición de mentes débiles ­­­desean el mal para los demás, sin reparar que a la final ellos son los que se están haciendo daño, ya que cuando uno le desea mal a otra persona ese deseo se puede revertir y hacerse daño quien deseo el mal.

Es por eso, que no debemos desearle daño a nadie, vivimos momentos que las personas agreden, hacen daño, son personas cargadas de energía negativas, ante eso, tenemos a San Miguel Arcángel que nos protege, nos cuida y vela porque tengamos paz espiritual porque somos hijos de Dios y somos enemigos de la maldad.

Donde este la presencia del Señor, no habrá fuerza o energía que puede actuar contra nosotros, que nos perturbe o nos haga daño, estamos amparados por las bellas alas y su espada resplandeciente de San Miguel, quien el Señor le dio la potestad de ser el jefe de los ejércitos celestiales.

Debemos estar conscientes que estamos en este mundo prestados por Dios, estar agradecidos con él , con la Virgen María con todos los Santos y como somos devotos de San Miguel con él, para el hemos hecho esta oración para que al decirla nos escucha, nos protege y colma de bendiciones, justo en estos momentos que estamos habidos de fe, de amor, de paz no nos dejemos vencer por la tristeza el desánimo, el desamor, San Miguel siempre está con nosotros, no nos va a abandonar en cualquier circunstancia.